Iborra se va entre lloros y viene Babá

19 de Agosto de 2013
Share

Iborra, con lágrimas en los ojos
Ampliar imagen

Joan Carles Martí

El Levante sabe despedir a los suyos y negociar con destreza. Primero dejó que Iborra se despidiera y minutos después de subir al coche de su agente, Mario Parri, camino de Sevilla, el club hispalense anunció la cesión del delantero pretendido por el club, Baba Diawara. Otra carambola perfecta, un gran ingreso para las arcas “granotas” y una rebaja en las pretensiones sevillistas por el préstamo del jugador senegalés.

En el guión del presidente Quico Catalán no estaba escrito deshacerse de Vicente Iborra, pero el fútbol es imprevisible. El de Moncada quiso decir adiós al levantinismo. Sin esconder su emoción y entre lágrimas durante toda su comparencia, el de Moncada reconoció que el Levante “es el club más importante de mi carrera y sólo tengo palabras de agradecimiento”, por eso dijo orgulloso que “puedo presumir que soy del Levante”.

En sus últimas palabras como levantinista estuvo acompañado por el presidente Catalán, por tres jugadores valencianos de la plantilla -Héctor Rodas, Rubén García y Pedro López-, además de su madres, su mujer, su bebé, su hermano, amigos y empleados del club. Mencionó a Miguel Ángel Ruiz, el consejero-delegado del equipo; al jefe de prensa, Emilio Nadal y a “Paquito” Fenollosa, el presidente de honor del Levante y también de Moncada. Con esa compañía, era normal que tenga abiertas las puertas para volver a Orriols. “Creo que las tendré abiertas y cada vez que pueda vendremos por aquí”. Ballesteros y Juanfran son claros antecedentes del regreso después de un periplo por distintos equipos.
Quico Catalán se contagió del aire de emoción que invadía la sala de prensa del Ciutat de València. Tras admitir que era un día complicado para la entidad, aseguró que entendía que “Vicente quiera asumir otros retos”, y por eso confirmó que han colaborado para la operación concluyera con la satisfacción de todas las partes.

El Levante hizó oficial la marcha de Iborra a primera hora de la tarde de ayer, y confirmó que el jugador se había desvinculado del club después de que el Sevilla abonará el importe de la cláusula de rescisión del contrato del futbolista, seis millones de euros.

Iborra se marcha al Sevilla para las próximas cinco temporadas, y según confesó la decisión de marcharse no ha sido fácil y añadió que ha llegado el día y hay que asumirlo. El centrocampista valenciano definió al club hispalense como uno de los grandes de España y del continente, “que va a jugar competición europea y con una gran afición”. Además valoró el interés y la apuesta del Sevilla por él. “Creo que en este club se me ha valorado de verdad”, dijo cuando se le preguntó si le hubiera gustado fichar por el Valencia, que también se habían interesado en contratarle. Además, aclaró que aún no ha podido hablar con Unai Emery y valoró “mucho” el esfuerzo económico del Sevilla. “Le devolveré ese esfuerzo en el campo. Compromiso y trabajo no van a faltar. Para mí es un paso adelante”.

Con opción de compra
El delantero senegalés Babá Diawara llega cedido al Levante UD por esta temporada con un opción de compra de su ficha a la conclusión de la campaña. El atacante, que llegó al Sevilla en enero de 2012 procedente del Marítimo de Funchal, de la Primera División portuguesa, no podrá jugar esta temporada contra el Sevilla en el Sánchez Pizjuán, pero sí cuando el Levante juegue ante el conjunto hispalense en Orriols, según se ha estipulado en el contrato de cesión. Babá, de 25 años y con contrato hasta 2016, se estrenó como goleador en el Sevilla en el choque frente al Atlético de Madrid en el Sánchez Pizjuán de la temporada 2011-12, aunque en la siguiente campaña, la 2012-13, apenas tuvo oportunidades de jugar. En esta pretemporada, se ha ejercitado por separado.

Etiquetas:

Contenidos relacionados:

  • Todavía no se han encontrado contenidos relacionados